domingo, noviembre 02, 2008

Bob Dylan - Greatest Hits (1967)

img511/1738/dylan2ed2.jpg
Se deja caer acá en Microfonos un disco como éste, Folck Rock setentero, simplemente porque de ahora en adelante todos los buenos discos y la buena música serán parte de la parrilla del blog. No repararé en género, ni en artistas, ni en color, ni en sonido. A partir de ahora pongo a disposición toda mi biblioteca. Porque las buenas orejas no sólo se conquistan con Jazz y música negra, también puede ser con algo de Dylan, un grande. Si no lo conoces, ponte al día.

Una voz excepcional, una sensibilidad artística única, y un talento musical -tanto lírico como auditivo- estremecedor hicieron que durante la segunda mitad del siglo pasado, Robert Allen Zimmerman se convirtiera en uno de los más grandes músicos que el mundo jamás haya conocido. Dylan es uno de esos genios que uno admira y que -sabes- tardarán décadas, o siglos, en volver a nacer. "Un tiro divino", como diría su colega Kris Kristofferson, o el mejor músico de la historia según Sabina, Bono, Jack Nicholson y Bruce Springsteen. Un verdadero revolucionario, como diría yo. Dijo lo que muchos anhelan decir, incluso lo cantó.

Además no sólo fue músico; fue un gran poeta, un cronista no periodístico de la realidad de Estados Unidos en los sesentas. Odiado por los que mueven los hilos, amado e idolatrado por todos aquellos que creyeron tener la posibilidad de cambiar las cosas mediante la lucha pacifista. Autor de los más importantes himnos antibélicos que hoy se (re)recitan como métodos apaciguantes de la angustia mundial. Imagen de la esperanza, estandarte de la lucha por los derechos civiles.

Este disco recopila lo mejor de Dylan desde 1959 hasta 1967. Incluye temazos como "Like a Rolling Stone", que luego docenas de artistas -como los Stones y - rehicieron en claves modernas, o "Blowin' in the Wind", que se ha convertido en un himno a nivel mundial. Pero sin duda, el que más me gusta a mí es "Subterrean Homesick Blues". Un tema acelerado -casi rapeado-, despotricando contra el stablishment, la guerra, los lideres politicos y el gobierno. En una parte del corte Dylan dice: "no necesitas a un hombre del tiempo (weatherman) para saber hacia dónde va a soplar el viento". Es precisamente esa frase en la cual se basaron algunos inquietos jóvenes gringos para formar The Weatherman, aquel movimiento revolucionario y armado norteamericano que posteriormente inspiró a Cage y otros raperos a formar una banda de rap homónima. Todo se relaciona: el rap, el folck, el rock, la revolución, la verdad.

4 comentarios:

Laylovski dijo...

Hace un año, una columna así en este blog, habría sido increíble, pero siempre ocurren sorpresas.
Este es otro aporte que Dylan hizo en vida; es el nuevo paradigma de Micrófonos... quién lo diría?

Estaba bueno ya que te impregnaras a folk y a América profunda...

Manuel Barros dijo...

¿Que?

America profunda nicagando.
El nadó contra la corriente en América. Eso es lo que me unió a él, en cierto sentido.

LITROSarq dijo...

when black is the color, and none is the number!!

go obama.

Carlos Bennett dijo...

Ahijado, en un DVD con unas películas que le mandé a Santaigo te incluí unos discos. ¿Te llegaron?
un beso
carlos