viernes, diciembre 07, 2007

RAP, NO REGGAETON

img473/2429/rapnoreggaetondr4.jpg
Es cierto que existe cierta relación entre los orígenes sonoros del Reggaeton y el Hip-Hop. Pero nada más. El problema es que lamentablemente la gente ha llegado a confundirlos y meterlos en el mismo saco. Ahora, si las diferencias musicales y culturales fueran tan banales al punto de confundir el Rap con el pachanguero ritmo centroamericano, el pop de Britney Spears podría incluso llegar a ser clasificado junto al Rock de Santana, o cualquier otro crack...Así no es la cosa.

Insisto (por triste que sea) que hay ciertas similitudes entre ambos sonidos. Pero la verdad es que el Hip-Hop se caracteriza por poseer mucha más diversidad y profundidad; tanto por las temáticas de las canciones, como por el tremendo movimiento que avala cada una de las disciplinas asociadas a este estilo de vida.

Hay gente que me ha dicho que mi No-Reggeatonismo está obsoleto, y que parezco un vejestorio anticuado sin capacidad para tolerar lo nuevo. Pero, ¿Qué hay de nuevo en el Reggaeton? Acaso, ¿me pueden decir que en el Reggaeton hay algún Run, algún DMC, algún Flavor Flav? ¿Alguno que realmente vaya a trascender? Alguno que con el pasar del tiempo vaya a convertirse en portada de la Rolling Stone como lo hicieron los antes mencionados. Difícil.

De los ritmos fiesteros carentes de alma, ninguno ha trascendido. Esperemos que esto no sea excepción. Porque de ser así, seguiremos viendo a pokemones vueltos locos escuchando las mismas frases una y otra vez, y se terminará por perder la electrizante sensación de las basslines, los cortes de guitarras, loops de batería y alucinantes migiri-migiri de los grandes emeces. El Reggaeton se puede bailar, pero no confundir con el rap.

*Dejo en constancia que hice esta comparación del Reggaeton sólo con el Rap, porque de haberla hecho con el Rock, o el Jazz, el texto no habría terminado nunca.

1 comentario:

Acuarela dijo...

Completamente de acuerdo. Aunque también hay que tener en cuenta que dentro del Reggeaton hay cosas de mejor y peor calidad y que más bien domina lo segundo. Pero ni por asomo es para meter el hip hop en el mismo saco del Reggeaton. Hay saber diferenciar el hecho de rapear (algo que aparece en prácticamente todos los estilos) de hacer hip hop. Sólo unos pocos tienen el privilegio de saber ligar unas frases con otras de manera armónica y hacer de ello todo un tema de hip hop.

Y muy bueno el asterisco de abajo.